In the News - Ines Pardo of Career Partners International - Bogata/Altos Ejecutivos Regarding Coaching

Posted

Article appearing in Portafolio.co on February 17, 2012

Por julcar
Creado 2012-02-17 19:24


El ‘coaching’ se metió en las organizaciones
febrero 17 de 2012 - 8:07 pm

Este profesional ayuda a desarrollar habilidades o a
potenciar las que se tienen.

Asumir un nuevo cargo, mejorar la comunicación con sus colaboradores, integrar el
trabajo en equipo, reducir los niveles de estrés, potenciar las habilidades de
liderazgo…

Con frecuencia, para trabajar en estos aspectos, las organizaciones suelen recurrir al
coaching empresarial. Esta tendencia, que se pensó que pasaría de moda, se
convirtió en una actividad o herramienta cada vez más constante en el mundo de los
negocios.

Así también lo demuestra un estudio mundial sobre el tema adelantado por la
Federación Internacional de Coaching, obviamente parte interesada en la promoción
del tema.

Pero eludiendo los posibles sesgos, el informe (en el que participaron más de 12.000
coaches de 117 países de África, Asia, Europa, Norteamérica y Sudamérica,
certificados o no certificados por esta organización) arroja información interesante
sobre este mercado en crecimiento. Según este, en la actualidad hay alrededor de
47.500 coaches en todo el mundo.

Los resultados muestran una distribución muy diversa, aunque hay una concentración
de ellos en las regiones de altos ingresos como América del Norte, Europa occidental
y Oceanía, del 76 por ciento.

En estas zonas hay más de 40 coaches o entrenadores por cada millón de
habitantes, cuando el promedio mundial es de 6,9 de ellos por cada millón. En
América Latina hay alrededor de 2.600 de estos profesionales, con un equivalente a
4,4 por cada millón de habitantes (en Estados Unidos y Europa la proporción es de 46
2/20/12 El !coaching" se metió en las organizaciones y 44,4, respectivamente). 
Aunque parecen pocos, tienen la capacidad de generar altos ingresos.

De acuerdo con el estudio, el cual combinó el ingreso anual promedio que generan
los coaches con el número de ellos que actualmente están activos, este sector
produjo el año pasado, a nivel mundial, recursos por casi 2.000 millones de dólares.

El 42 por ciento de esos ingresos globales le corresponden a Europa occidental, con
828 millones de dólares, lo cual resulta excesivo -dice el informe- frente al número de
coaches con los que cuenta la región: 17.800.

El estudio establece que cada uno de los coach del Viejo Continente ganó, en
promedio 52.100 dólares el año pasado.

“Esto resulta elevado si se tiene en cuenta que el promedio global de ingresos para
cada coach activo es de 47.900 dólares”, anota.

El caso de América Latina y el Caribe, la región produjo ingresos del orden de 73
millones de dólares el año pasado. Allí, cada coach activo, en promedio, ganó
34.400 dólares. En Asia, esa cifra es de 36.500 dólares, mientras que obtuvieron,
como región, ingresos por 95 millones. Entre los servicios, el más mencionado es la
consultoría (62 por ciento).

BUENAS PROYECCIONES PARA LA PROFESIÓN

Entre los encuestados reina el optimismo, pues esperan que el número de clientes
aumente este año.

En general, los coach que participaron en el estudio ven sus perspectivas de trabajo
para los próximos 12 meses de forma positiva y miran el futuro con confianza. Entre
tres y cuatro de cada diez esperan que el número de sus clientes aumente. Una
proporción similar anticipa un incremento en los ingresos anuales derivados del
coaching.

Más de seis de cada 10 (el 62 por ciento) esperan que el número de sus sesiones de
coaching se incremente. Los coaches están, de alguna manera, menos confiados
en un aumento en el precio que pueden cobrar por su trabajo. Sin embargo, solo un 2
por ciento de ellos espera que esa tarifa baje.

Los entrenadores localizados en América Latina y el Caribe, el este de Europa, el
medio oriente, África y Asia miran el futuro a corto plazo con mayor confianza que sus
similares en las regiones que reportan ingresos más altos por esta profesión.

Por ejemplo, el 84 por ciento de los profesionales en América Latina esperan ver un
incremento en sus ganancias anuales, frente al 69 por ciento en Europa occidental.

COLOMBIA, CRECE EL NEGOCIO

Más por la experiencia y la observación, que con estadísticas (que no las hay), dos
coach colombianas d an fe del crecimiento que esta actividad ha tenido, no solo en
Colombia sino también en la región. Según Ximena Fajardo, coach certificada y
directora para América Latina de entrenamiento de American College, “la demanda de
este servicio ha aumentado en proporciones agigantadas en la región. El tema se
mueve mucho en Colombia, Venezuela, Perú, Ecuador y en Centro América”, países a
donde ella viaja constantemente.

El crecimiento de las empresas, los retos frente a la globalización, la inserción en
nuevos mercados hacen que las organizaciones requieran líderes ejecutivos muy bien
preparados para dirigir los destinos de esas compañías.

Según Inés Pardo, también coach certificada y gerente de Career Partners
Internacional, las empresas invierten en este tipo de capacitaciones dentro de sus
programas de desarrollo.

“Lo hacen con personas con mucho potencial, con los mejores, a quienes ven que
pueden crecer dentro de la organización. O incluso para los altos directivos que
requieren reforzar alguna habilidad o desarrollar otra”, dice. Las dos profesionales
coinciden en que los temas que más inquietan en la alta gerencia y por los cuales
suelen contratar a un coach es el tema de liderazgo, en aspectos como mayor y
mejor comunicación con sus colaboradores. También es muy común el tema de
cambio de rol, “profesionales que vienen de manejar cagos técnicos y pasan a tener
personas a su cargo”, comenta Pardo.

Otras consultas tienen que ver con la administración del tiempo, la reducción del
estés, potencializar el trabajo en equipo, mejorar el proceso de toma de decisiones,
entre otros. Sin embargo, hay un tema, según Fajardo, que ha tomado fuerza y es el
de cómo lograr el balance entre la vida laboral y la personal, especialmente en las
mujeres que van ascendiendo.

“Muchas de ellas, incluso, están asumiendo el sostenimiento de sus casas y esto
genera muchos conflictos y sentimientos de culpa frente a su pareja y a sus hijos por
la falta de tiempo”, comenta. Para que un proceso de coaching arroje resultados
favorables para la persona y la empresa se debe plantear muy claramente el objetivo
y ahí es donde entra el coach.

“Lo más importante es oír a la persona, saber qué es lo que le inquieta y qué es lo que
busca, para luego ayudarle establecer objetivos alcanzables, claros y medibles”, dice
Pardo.

Las dos especialistas afirman que un acompañamiento de este tipo puede durar
mínimo seis meses, con el compromiso de todos.

Desarrollar el trabajo en equipo es uno de los temas que suelen abordar los !coach"
cuando son requeridos por una organización. Un proceso de acompañamiento puede
durar mínimo seis meses, si hay disciplina y compromiso.

BUENOS RESULTADOS: CRECEN CLIENTES Y HORAS DE TRABAJO

Cuando se les preguntó a los miles de participantes en la encuesta global acerca de
su experiencia en los 12 meses previos al estudio, los participantes fueron más dados
a reportar un aumento que un descenso en sus ingresos, horas, número de clientes y
ganancias.

En términos generales, el balance positivo en los indicadores de la tendencia señala
claramente que es una profesión que continúa creciendo en medio de las dificultades
económicas de la época.

Cerca de seis de cada 10 !coaches" dicen tener experiencias de crecimiento de
clientes, comparado con 16 por ciento de ellos que dijeron que habían disminuido.
Aunque los !coaches" fueron menos dados a admitir que los costos promedios de una
hora de sesión habían aumentado (37 por ciento), esta cifra se puede contrastar con el
6 por ciento de ellos que reportó que había declinado.

De forma similar, estos profesionales fueron más dados a decir que el número de sus
sesiones de !coaching" habían aumentado (49 por ciento así lo afirmaron) en lugar de
que habían disminuido (14 por ciento).

La tendencia positiva en clientes, costos y sesiones fueron claramente reflejadas en el
promedio de ganancias, con 55 por ciento reportando un incremento.

NATALIA DÍAZ BROCHET

SUBEDITORA DE PORTAFOLIO

Bookmark and Share